Guillermo Maldonado
Guillermo Maldonado
@guillermo-maldonado
Compartir! Compartir! Compartir!

Dios quiere hablarnos - Parte 2

Fecha: 2012-02-12
Posted in:
By: admin
Dios quiere hablarnos  - Parte 2

La palabra de Dios dice: El Espíritu da testimonio de que somos hijos de Dios. Es un saber que tenemos todos los creyentes, que si morimos,vamos al cielo. Hay un saber interior, una intuición, un testimonio que nos dice que somos hijos de Dios.

 
Estudiaremos tres medios por los cuales Dios se revela y se comunica con su pueblo:

 
• El oír
Cuando hablamos de oír, no es un oír físico, sino espiritual. Nuestro espíritu tiene un oído espiritual, al igual que nuestro cuerpo tiene un oído físico, yes un medio por el cual el Señor nos habla.
""Cuando Elías lo oyó, se cubrió el rostro con el manto, salió y se puso a la puerta de la cueva. Entonces, le llegó una voz que le decía: — Q u é haces aquí, Elías?" 1 Reyes 19.13

 
• El ver
Cuando hablamos de ver en el espíritu, es cuando el Señor nos deja ver el mundo espiritual, y cuando esto sucede, podemos ver imágenesmentales, visiones y sueños.Cuando Jesús vio a Natanael que se le acercaba, dijo de él: ¡Aquí está un verdadero israelita en quien no hay engaño! Le dijo Natanael: ¿De dónde me conoces? Jesús le respondió: Antes que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera, te vi". Juan 1.47, 48

• El sentir
El sentir es una percepción interior, una intuición del Espíritu Santo dentro de nosotros; es un saber interior que no tiene nada que ver con unsentir físico o carnal, sino que es un testimonio interior, un sentir en nuestro espíritu.
"salvo que el Espíritu Santo por todas las ciudades me da testimonio de que me esperan prisiones y tribulaciones. Pero de ninguna cosa hago caso ni estimo preciosa mi vida para mí mismo, con tal que acabe mi carrera con gozo, y el ministerio que recibí del Señor Jesús, para dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios". Hechos 20.23, 24

Cada creyente debe familiarizarse con la forma o el medio como Dios le habla. En mi caso, la mayor parte de las veces, el Señor me habla por medio del sentir y el ver, pero Dios le habla a cada creyente de una forma diferente.
¿Cómo podemos estar seguros que estamos oyendo la voz de Dios?Usted no puede identificar un billete de cien dólares falso si antes no se ha familiarizado con un billete genuino. El billete falso es detectado cuando se conoce bien el billete genuino. De la misma manera, cuando un creyente conoce la voz de Dios, fácilmente puede identificar la voz del enemigo, porque está genuinamente familiarizado con la voz de Dios.

"A éste abre el portero, y las ovejas oyen su voy y a sus ovejas llama por nombre y las saca. Y cuando ha sacado fuera todas las propias, va delante de ellas; y las ovejas lo siguen porque conocen su voz. 'Pero al extraño no seguirán, sino que huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños. Esta alegoría' les dijo Jesús, pero ellos no entendieron qué era lo que les quería decir". Juan 10.3-5
¿Cuáles son los métodos que Dios utiliza para hablarnos? Anteriormente, señalamos los medios por los cuales Dios habla, que son: el oír, el ver y el sentir. Ahora estudiaremos los métodos que El utiliza para hablar.

1. El testimonio interior

¿Qué es el testimonio interior? Es una impresión en lo profundo de nuestro espíritu, una intuición interior, una percepción, un saber, es un sentir yun impulso en nuestro espíritu. En nuestro espíritu, tenemos algo llamado intuición, con la cual conocemos y percibimos las cosas espirituales. El testimonio interior no es una voz, sino un sentir. Es una pequeña impresión, un saber en nuestro espíritu dado por el Espíritu Santo. Recuerde que las cosas espirituales se conocen por esa intuición interior.

Sin embargo, el entender las cosas espirituales es obra de la mente. Así como el alma tiene sentimientos emocionales, el espíritu tiene sentimientos espirituales. El testimonio interior es el método más frecuente, usado por Dios para hablar a su pueblo.

La palabra de Dios dice: El Espíritu da testimonio de que somos hijos de Dios. Es un saber que tenemos todos los creyentes, que si morimos,vamos al cielo. Hay un saber interior, una intuición, un testimonio que nos dice que somos hijos de Dios.

Pablo tuvo un testimonio
"salvo que el Espíritu Santo por todas las ciudades me da testimonio de que me esperan prisiones y tribulaciones". Hechos 20.23
El apóstol Pablo no dice: el Espíritu Santo me habla. En lo espiritual, él dice: "el Espíritu Santo me da testimonio" (yo percibo, yo siento en miespíritu) que "prisiones me esperan".
Jesús tuvo un testimonio
"Luego el Espíritu lo impulsó al desierto". Marcos 1.12

"Y conociendo luego Jesús en su espíritu que pensaban de esta manera dentro de sí mismos, les preguntó: ¿Por qué pensáis así?"Marcos 2.8La traducción amplificada dice: "y cuando Jesús vino a darse cuenta totalmente en su espíritu... ". Jesús percibió, se dio cuenta, estaba consciente en suespíritu de lo que ellos cavilaban en sus corazones.

El sentido espiritual de Jesús era extremada- mente puro y sensible. El captó lo que estaban personas, pensando. Ese percibir no vino de, una voz audible, sino de un sentir del corazón; El tuvo un testimonio interior. a un lado y empezaron a caminar.

Dios habla por nuestra conciencia
Cuando no tenemos cuidado de oír la voz de nuestra conciencia; cuando somos reprendidos e insistimos en pecar, podríamos llegar hasta la apostasía. ¿Ha tomado usted una decisión en suvida y después de haberla hecho, se ha sentido mal? ¿Siente que la voz de su conciencia le habla y le dice: "no lo hubieses hecho"? Pues quiero decirle que ése era Dios hablándole a su conciencia y dejándole saber que lo que hizo estuvo mal. Nuestra conciencia nos defiende o nos acusa de lo que hacemos para Dios y para los hermanos.
"mostrando la obra de la Ley escrita en sus corazones, dando testimonio su conciencia y acusándoles o defendiéndoles sus razonamientos". Romanos 2.15Pablo vivía con una buena conciencia.

"'Entonces Pablo, mirando fijamente al Concilio, dio: Hermanos, yo con toda buena conciencia he vivido delante de Dios hasta el día de hoy". Hechos 23.1
Nuestro motivo de orgullo es éste: el testimonio de nuestra conciencia, de que con sencillez y sinceridad de
Dios (no con sabiduría humana, sino con la gracia de Dios) nos hemos conducido en el mundo, y mucho más con vosotros". 2 Corintios 1.12Pablo sabía vivir delante de Dios con una buena conciencia. El sabía cuándo Dios le estaba hablando, y cuándo estaba haciendo lo correcto y agradable delante de Dios.

 

El primer domingo de cada mes, acostumbrábamos hacer una cruzada de sanidad y milagros. Ese domingo que hicimos una cruzada fuera de la iglesia, no estuve satisfecho con lo que sucedió. Quería más milagros, más sanidades y más salvaciones. Entonces, me fui para mi casa y me quejé con Dios, diciéndole: "Señor, ya no vuelvo a hacer cruzadas de milagros, no se salvó toda la gente que quería. No hubo las sanidades que esperaba ni tampoco los milagros que deseaba. Señor, ya no hago más servicios de este tipo; invierto mucho dinero, ayuno, oración y no obtengo los resultados que espero".

 

Cuando terminé de orar, Dios comenzó a hablarme por medio de mi conciencia. Empezó a decirme que era un mal agradecido, que no apreciaba todas las personas que se salvaron y que se sanaron; más bien, lo tenía en poco. Mi conciencia me acusó y me sentí muy mal delante de Dios. En otras palabras, Dios me estaba diciendo: "tu queja y tu rebeldía han llegado a mi trono". El Señor me lo dejó saber por medio de mi conciencia, al sentirme mal.

Después, le pedí perdón a Dios, me arrepentí y la acusación en mi conciencia se fue. Dios habló a mi conciencia, mediante la voz de mi espíritu, reprobando mi acción.

La conciencia trabaja según el conocimiento de la Palabra. Cada vez que recibimos luz de la Palabra en algún área de nuestra vida, nuestra concienciase activa en esa área específica. Si somos fieles a nuestra conciencia, que es la voz de nuestro espíritu, empezaremos a caminar en santidad; y simantenemos una conciencia limpia, habrá una comunicación directa con Dios y oiremos mejor su voz.

¿Cómo podemos mantener una conciencia limpia?
Cada vez que pequemos u ofendamos al Señor, no esperemos un largo tiempo para arrepentimos y pedirle perdón. En el momento que sintamos lareprensión de nuestra conciencia, debemos pedir perdón al Señor y corregir la ofensa. De esa manera, mantendremos una conciencia limpia ypura para oír su voz.
La voz del Espíritu Santo
Anteriormente, estudiamos que Dios nos habla por el testimonio interior, por la conciencia, que es la voz de nuestro espíritu. Ahora, vamos a estudiar la forma como Dios nos habla por medio de la voz del Espíritu Santo. La mayor parte de las veces que el Espíritu Santo habla a nuestra vida, es porque desea comunicarnos algo de suma importancia. Puede ser algo que tenga que ver con nuestro llamado, que sea de vida o muerte para nosotros, o que pueda afectar positiva o negativamente a muchas personas. También, puede ser algo que cambie el rumbo de un ministerio o una visión. Dios se asegura que oigamos directamente la voz del Espíritu Santo.

¿Cómo es la voz del Espíritu Santo?
Es una voz suave y tierna, pero al mismo tiempo, con gran autoridad. Algunas veces, parece que es como si alguien nos estuviera hablando con voz audible, fuertemente. El Espíritu Santo no nos habla en todo momento de forma directa. Cuando El habla, lo hace en un momento específico. La mayoría de las veces, habla por media del testimonio interior y trae paz al corazón. Su voz siempre viene desde adentro y desde nuestro espíritu.
Cómo diferenciar la voz del enemigo y la voz del Espíritu Santo?

La voz del diablo...
• Trae temor, ansiedad y preocupación.
• Siempre viene dirigida en primera persona. Esuna voz que tergiversa10 los pensamientos de lapersona, haciéndole creer que éstos provienende su propia mente; y de esa manera, laengaña.

• Siempre contradice la palabra de Dios.• Trae condenación.

• Trae culpabilidad.

• Su voz emana desde el exterior de la persona.

La voz de Dios...
• Trae paz, quietud y tranquilidad.

• Trae gozo.

• Siempre está de acuerdo con la palabra deDios.

• Trae convicción y no condenación.

• Edifica, consuela y exhorta.

• Permite un acercamiento entre Dios y lapersona.

• La voz del Espíritu Santo emana desde elinterior de la persona.