Luis Gustavo Ramírez M. Renshi
Luis Gustavo Ramírez M. Renshi
@luis-gustavo-ramirez-m-renshi
Compartir! Compartir! Compartir!
Fecha: 2017-08-21
Categoría: Siguiendo al Señor
By: Luis Gustavo Ramírez M.
De Manera Justa

"No haréis injusticia en los juicios, ni en las medidas de peso ni de capacidad. Tendréis balanzas justas, pesas justas, un efa justo y un hin justo. Levítico 19:35-36

Voy a un mercado, busco un producto o bien me llama la atención algún artículo que están vendiendo, cuando pregunto por su precio me doy cuenta que no lo venden por unidad sino por libra, onzas o kilos; y entonces, pues sí: tienen que pesarlo para decirme cuanto vale! 
No es algo nuevo: todos lo experimentamos todos los días, pagamos precios que pensamos que son justos? algunas veces regateamos y otras simplemente no lo adquirimos.
La acción de pesar entonces es importantísima porque nos muestra si es o no justo el precio, si comparamos una pesa con otra podemos darnos cuenta si nos están cobrando más, menos o si es correcto, pero cuando nos están robando todo nuestro ser se molesta y reclamamos al vendedor o simplemente no volvemos a comprar, así la estafa se descubre y se propaga y tarde o temprano quiebra el negocio: razón: medidas injustas-pesas falsas. 
Sabés mi amigo, mi amiga: eso es robar, hurtar, es vivir del esfuerzo honrado de otros y es disminuir el ingreso familiar de una persona afectando su hogar: tan grave es que en la antigüedad merecía la cárcel, la amputación de manos o pies o la muerte de quien lo practicaba; es pecado y la paga del pecado es muerte.


Pero voy a darte también actos de deshonra, robo y deshonor que son medidas injustas:
El varón que deshonra a una mujer
cuando señalamos a alguien sin ser jueces
cuando lo acusamos injustamente, 
cuando nos burlamos de alguien
cuando no divulgamos lo que se nos confió guardar
cuando nos creemos superiores que los demás
cuando exaltamos nuestras "virtudes" para disminuir a otros
cuando por plata o fama hacemos competencia desleal
cuando cometemos adulterio o fornicación
cuando somos infieles
cuando somos desagradecidos con Dios
cuando no cumplimos nuestro deber en el trabajo...
cuando criticamos a las espaldas de otro
cuando culpamos a Dios de situaciones que nosotros mismos hemos provocado .

Revisate de una vez por todas: porque si tu pesa y balance son injustos estás acarreando maldición.

El Señor dirá a aquel que es honrado y esforzado: "siervo fiel en lo poco has sido fiel en lo mucho te pondré.

Buscá al Señor a tiempo y arrepentite de corazón y enderezá tu camino: Dios es fiel para perdonarte y ayudarte.

Hacé que cada día cuente: sé luz donde quiera que vayás

Te saluda:
                 Luis Gustavo Ramírez M. Renshi