Luis Gustavo Ramírez M. Renshi
Luis Gustavo Ramírez M. Renshi
@luis-gustavo-ramirez-m-renshi
Compartir! Compartir! Compartir!
Fecha: 2017-08-22
Categoría: Poniendo la mirada en Cristo
By: Luis Gustavo Ramírez M.
Obediencia









Estaba analizando un videojuego (imagen adjunta) y escribí esto para compartirtelo.
Hoy hablaremos un poco de obediencia, según el diccionario "Obedecer implica, en diverso grado, la subordinación de la voluntad a una autoridad, el acatamiento de una instrucción, el cumplimiento de una demanda o la abstención de algo que prohíbe".
La Biblia por su parte dice que debemos en todo momento obedecer a Dios para que nos vaya bien en todo. Jesucristo por obediencia vino a nosotros y murió en la cruz para salvarnos, por obediencia los profetas alcanzaron gracias ante los ojos de Dios y fueron salvados pueblos enteros y conquistaron naciones con el poder de Dios.


Hoy en día quizá obedezcamos algunas cosas por necesidad, por cosa de conciencia, porque nos están viendo o porque no nos conviene hacer ciertas cosas porque podemos infringir la ley y terminaríamos en la cárcel.


No obstante la obediencia que agrada a Dios es aquella que hacemos de corazón, porque es revelado en nosotros que él es bueno y que solo quiere nuestro bienestar. Debe obedecerse en todo momento y en todo lugar.
Obediencia es no ser violentos, es contestar con respeto y dignidad, es honrar a nuestra empresa, nuestra familia y nuestra ley, es no contaminarse con las cosas sucias de la internet, es rechazar la pornografía, la vagabundería, el robo, el maltrato, el juzgar a alguien, el acusar sin pruebas, es rechazar el adulterio, la fornicación, el ocultismo, la idolatría, la mentira; podemos seguir nombrando muchas cosas.

Pero donde se prueba la verdadera obediencia es cuando estamos solos, cuando nadie nos ve, cuando hacemos cosas que estando con otras personas no haríamos por vergüenza, conciencia o porque sabemos que es pecado. Lo malo de esto es que cuando terminás de hacer lo malo te sentís deprimido, triste, vació y encerrado en una cárcel y se convierte en un círculo vicioso, el diablo te tienta, caés, desobedecés a Dios y cada día el vacío se hace más grande; pornografía que te contamina el pensamiento, adulterio que acaba con tu matrimonio y la vida de otra persona, juegos de azar que te dejan en la calle, dinero sucio que cobra la vida de los que amás.

La desobediencia y la doble moral carcome cada vez más tu ser (de ahí la imagen que comparto) y quizá no te habías puesto a pensar pero no te olvidés mi amigo y mi amiga, que aunque uno esté solo los Ojos de Dios lo alcanzan y toda una corte de ángeles ven nuestras acciones.

Si obedeces a Dios vendrá tu bendición, si no lo estás haciendo pedile perdón a Dios en el nombre de Jesús y decile que te dé fortaleza en Cristo para que comencés a enderezár tus caminos. 

Porque dice la palabra: "Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonarnos, y limpiarnos de toda maldad." I Juan 1:9

Que Dios te bendiga

Escrito por:
Luis Gustavo Ramírez. Renshi